Baños de bosque, la terapia contra el estrés de la que todo el mundo habla

Baños de bosque, la terapia contra el estrés de la que todo el mundo habla

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

La crisis provocada por el Covid-19, va a provocar grandes cambios en nuestra sociedad; en los viajes, la economía, en el medio ambiente..en definitiva, en nuestra forma de hacer y entender la vida. Con el objetivo puesto en el día después, uniéndonos a la iniciativa #díadespués iniciamos esta serie de posts con los que pretendemos contestar, ¿qué experiencias querrá vivir el nuevo viajero, el día después?, Abrimos una conversación, en la que esperamos que tod@s participéis de una transformación ineludible, con el objetivo de dibujar juntos nuestro futuro común después de esta emergencia y aprender juntos de estos cambios.

Baños de bosque, la terapia contra el estrés para el día después.

Vivimos en un mundo sobrecargado de estímulos e inmediatez, la falta de tiempo combinado con un exceso de ambiciones, trae como resultado altos grados de ansiedad. Más de la mitad de los trabajadores españoles afirman experimentar estrés.

Se trata de un proceso natural que experimenta nuestro cuerpo, como método de supervivencia, ante situaciones que nos provocan miedo, pero que vivido de manera continua y con excesiva intensidad tiene efectos muy perjudiciales para nuestra salud.

El baño de bosque, conocido como Shinrin-Yoku, es una terapia que nació en Japón en torno a 1982. Se trata de un ejercicio de contemplación, en la que intervienen los 5 sentidos, durante una meditación caminando en silencio. Durante la meditación nos sumergiremos en la naturaleza, enraizaremos en el momento presente y disfrutaremos de paisajes pintorescos.

Esta meditación activa ayudará a relajarse mental y emocionalmente, aunque activará igualmente el cuerpo físico. Entre sus beneficios esta la disminución de la presión arterial y de la hormona del estrés. También mejora el estado de ánimo, la creatividad y aumenta la capacidad de concentración.

La práctica ayuda a absorber la energía vibrante del medio ambiente con cada paso que se da y a elevar la conciencia corporal y las sensaciones físicas a medida que uno se mueve.

A veces nuestro día a día nos hace olvidar que somos parte de la naturaleza.

¿Dónde darse un baño de bosque?

Si planeáis viajar a Marbella y sus alrededores, os proponemos un baño de bosque en la primavera de cobre en el Valle del Genal, al norte de la Costa del Sol, a sólo 1 hora de Marbella y Estepona.

Siempre acompañados de guías especialistas en baños de bosque y profesionales de terapia de bosque, especialistas en la prácticas de conexión con la naturaleza, siguiendo directrices científicas y sabiduría tradicional ancestral.

En respeto con el contexto social, cultural y ambiental en el que viven las personas del Valle. Nos aguarda una ruta por viejos senderos que atraviesan enormes castañares, pinsapos, quejigos, encinares y ríos, que conectan 15 pueblos blancos del Valle, en una caminata consciente que nos regalará bellísimas panorámicas.

Escuchar el silencio, respirar, cerrar los ojos un segundo y volverlos a abrir. Vamos a ver, oler, probar, sentir y escuchar a nuestro alrededor. Simplemente debéis relajaros y sobre todo, ir despacio, ya sé que para algunos esto es difícil.

Al transitar por sus partes más altas, encontraremos preciosas vistas a todo el Valle y al Estrecho de Gibraltar, con Marruecos al fondo. En otoño, el castañar se viste de  tonos amarillos, rojos y ocres, creando un escenario único en el mundo.

Además, el Valle del Genal, nos ofrece muchas otras actividades complementarias al baño de bosque, dependiendo la época del año en la que viajemos, podremos desde visitar Genalguacil, el primer pueblo museo de Europa, donde podremos encontrarnos con artistas en sus talleres creativos, los más atrevidos podrán vivir la adrenalina de vías ferratas, para los más tranquilos les proponemos realizar un taller de plantas aromáticas y medicinales, en otoño realizar jornadas micológicas y por supuesto, durante todo el año, disfrutar de su gastronomía autóctona, que encontraremos en los restaurantes en nuestro camino, en las antiguas ventas de paso en las que se sirve comida tradicional.

 ¿Soy yo o estoy empezando a sentirme mejor?

COLABORA CON NOSOTROS